Información del usuario

No has entrado en el sistema

Discovery Channel

Anterior | Principal | Siguiente

06.07.2012

¿Por qué es tan difícil demostrar la presencia ET en nuestro planeta?

Por Juan Fernando Montesdeoca

Resulta increíble pensar que desde el incidente de Roswell en 1947, miles de personas han buscado la prueba reina que demuestre que seres de otros planetas nos visitan. Sin embargo, hasta ahora nadie lo ha conseguido. Sin duda alguna, se trata de algo muy difícil de creer teniendo en cuenta que cada tres minutos se reporta el avistamiento de un ovni en alguna parte del mundo.

El gobierno americano y el de otros países incluso han llegado a crear proyectos para investigar el fenómeno ovni sin ningún resultado, dejando sobre la mesa más preguntas que respuestas.

Con los recursos tecnológicos actuales debería tratarse de una tarea mucho más fácil, pero el tema continúa siendo un misterio.

Por experiencia personal puedo decir que las evidencias se encuentran ahí afuera listas para ser descubiertas, pero la falta de interés por parte de los que cuentan con los recursos necesarios para lograrlo, hacen la tarea mucho más difícil.

Hay que entender que lo que complica la recopilación de evidencias es que nunca se sabe cuándo ni dónde se producen los avistamientos de ovnis y como es lógico, la mayoría de las personas que tienen el privilegio de verlos no están preparadas para ello y mucho menos tienen la experiencia necesaria para reaccionar rápidamente y captar el momento.

En muchos casos se logran grabaciones con cámaras de teléfonos o filmadoras personales, pero carecen de la definición y claridad que las convertiría en una prueba fehaciente del fenómeno, ya que en su gran mayoría son objetos ubicados a gran distancia, cuyas condiciones como la falta de luz les cuelga la etiqueta de “cuestionables”.

Te invito a ver un impresionante video de un ovni y sus tripulantes captado por una cámara. Este ovni divisado en Turquía ha sido rigurosamente estudiado y declarado auténtico.

Casos puntuales como las luces de Victoria de Argentina y los avistamientos programados de Chilca, en Perú, son oportunidades únicas para documentar el fenómeno si se cuenta con los elementos correctos.

Equipos muy costosos que permiten grabar de noche igual que si fuera de día, semanas e incluso meses de vigilia y una gran dosis de suerte son necesarios para lograr el objetivo. Lo que hizo especial a estos dos casos es que el avistamiento se produjo dentro de un marco de tiempo pre-establecido.

Tener la suerte o privilegio de ser testigo del avistamiento de un ovni es una experiencia que puede cambiarle la vida a cualquiera. Este fue el caso del ex presidente Ronald

Reagan y más recientemente del cantautor colombiano Juanes, quien en entrevista radial declaró lo siguiente: “Ver ovnis me ha cambiado la vida”.

Juanes comentó que el año pasado vivió una experiencia "increíble" al avistar en el cielo de la ciudad suiza de Ginebra unas luces que formaban figuras geométricas y que según él no podían ser otra cosa que ovnis.

Informes de fuentes confiables indican que a 40 kilómetros de la ciudad peruana de Ica hay un disco de unos cinco metros de diámetro y un material parecido al cristal, incrustado en un cerro de muy difícil acceso localizado en una zona inhóspita y desértica.

Se trata de otro caso digno de una investigación detallada que permita determinar su veracidad y por qué no, establecer la procedencia de este misterioso objeto que podría convertirse en una prueba irrefutable.

Existen muchos investigadores independientes alrededor del mundo dedicados al estudio del fenómeno ovni. Entre ellos, Marco Barraza en Perú y Silvia y Andrea Pérez Simondini en Argentina. Todos han patrocinado sus investigaciones con recursos propios pero no es suficiente. Se requiere más apoyo económico para llevar a cabo esta difícil tarea de mostrarle al mundo que el fenómeno es real y está más vigente que nunca.

Es lamentable que no exista un programa en español que trate estos temas y casos cuando en países como Perú, México, Argentina y Colombia, por mencionar algunos, se reportan tantos avistamientos y fenómenos inexplicables que deben ser investigados.